Header EuroAmerica
Columnas de opinión
EuroAmerica

Reducción en balance de la Fed: cielo despejado, pero posibles nubarrones

Por Sergio Godoy, Economista Jefe de EuroAmerica AGF


EN LA PRÓXIMA reunión de la Reserva Federal de EE.UU. –19-20 de septiembre- se espera que se inicie la reducción del tamaño del balance. De hecho, la Fed ya ha entregado algunas nociones de cómo lo haría, entre las que destacan:  

Este proceso es posible porque se ha avanzado en el alza de la tasa de política (FFR); No se van a vender bonos de su balance y sólo va a dejar de reinvertir los pagos que recibe cuando los bonos maduran, con cierto techo mensual a esta menor reinversión;       La reducción va a ser substancial, pero el tamaño final será mayor que previo a la crisis financiera global;
Si las condiciones financieras muestran un deterioro mayor, la Fed estaría dispuesta a parar este proceso e inclusive aumentar su tamaño.              

Hasta ahora, la reacción de los mercados ha sido muy tranquila. Esto se explica porque la Fed ha sido capaz de expresar gradual y claramente lo que pretende hacer. Sin embargo, no está garantizado que se mantenga. 

Primero, no existe claridad respecto a cuál es el tamaño de la reducción del balance. El número más comentado, pero no validado, es que sea cerca de la mitad del actual USD 2-2,5 billones (ver figura). Segundo, no está claro cómo la reducción va a interactuar con el aumento de la FFR. Creemos que este proceso implica menores alzas de FFR de al menos 0,25% anual durante cuatro años.    

Tercero, la historia muestra que cuando la Fed decide alterar un proceso como éste, los mercados se ponen nerviosos. La experiencia del Taper Tandrum muestra este punto, por lo que la Fed evitaría a toda costa cambiar el plan.

Cuarto, es cuestionable que el alza de la tasa de política esté avanzado, la Fed ha expresado que la tasa neutral es 3% y la FFR ha subido sólo 1% desde fines de 2015. El problema es que si las condiciones financieras se deterioran, y se hiciera necesaria una política monetaria expansiva, es mucho mejor bajar la FFR que suspender este proceso. Por ende, para este año y el 2018 la Fed no ha dejado mucho espacio para bajar esta tasa.       

A pesar de los riesgos, este proceso debería avanzar de manera relativamente fluida, ya que ocurre en un ambiente donde los fundamentos apuntan a bajas tasas de interés. Los más relevantes son el envejecimiento de la población, alto endeudamiento y caída permanente en la inflación. Sin embargo, debido a lo largo del camino y la experiencia pasada no es posible descartar sobresaltos relevantes en el futuro.
© 2015 Privacy Policy